19 de marzo de 2007

Una Tendera en Apuros.

Hoy es día de asueto. Con eso de que se legisló que ahora el asueto que se da por la celebración del natalicio del, para mí no tan célebre, Benito Juárez en lugar de que caiga el mero 21 de marzo ahora sea en cada lunes tercero de marzo, hoy nos la pasamos en casa. Por mí qué mejor, con la excepción de que hoy me la pasé enfermo de tos. Ya llevo varios días, pero la cosa va de mal en peor, así que a ver si con el descanso de este día ya le bajo y no la hago tanto de tos.

Nos la pasamos en casa, y en una de esas, hubo la necesidad de ir a la tienda para comprar algunos faltantes que teníamos para la comida.

Es de sobra decir que en el fraccionamiento ya somos una familia bastante ubicada: si no es por el hecho de que mis chaparros son los únicos gemelos de estos lugares, ya la situación de que yo sea el presidente del fraccionamiento hace que sea inmposible pasar inadvertidos.

Y este es el caso en la tienda. Mis hijos ya son muy ubicados. La señora de la tienda no solo ya los conoce, sino que ya hasta reconoce quién es quién. Y les ha tomado cariño. Y como tal, les dió un regalito: una arañita de plástico.

Error. UNA arañita.

Una ley que tenemos en casa es que si algo vamos a comprar, siempre, pero siempre, lo haremos en par y, de ser posible, sin diferencias en color, tamaño ni de ninguna otra especie. Nunca hacerlo en número non. Y este fue el caso.

Inmediatamente Diego levantó la mano, lo suficientemente rápido como para ganarle a Carlos la araña. Y dicho como hecho, Carlos, al verse vencido por su hermano, intentó hacerse justicia por su propia mano, pero Diego, obviamente, se defendió y no dejó que le arrebataran su reciente adquisición. Y bendito Dios que no había una quijada de burro, porque si no hubiéramos visto repetida la historia de Caín y Abel representada en versión moderna y todo por una arañita de plástico.

Pobre señora, inmediatamente vió lo que sucedía e inmediatamente intentó arreglar la situación. Sacó velozmente un Danonino del refrigerador y se lo dió a Carlos. Cuál va siendo la sorpresa de todo el público (oh, sí, amigos blogueros, esta situación no solo se la quemó la señora de la tienda, sino que todos los vecinos en ese momento presentes que esperaban su turno, así que ya se imaginarán la vergüenza, no solo por la escena, sino por el tiempo que les estábamos quitando) que cuando Diego vió que Carlos tenía un premio de consolación mayor que la mentada araña, no se le va echando encima y tratando de arrebatarle la golosina.

Gritos, arañones, patadas... El público divertido, mi Ñora y yo desconcertados (ni cómo regañarlos), los chiquillos dispuestos a sacarse los ojos y la señora mortificada.

Su último recurso: otro Danonino.

Santa paz.

Yo creo que voy a adiestrar a este par de sediciosos para que se ganen el cariño de todos nuestros acreedores, para que cuando vayamos tengan el detalle de regalarles algo y que armen una trifulca como la de hoy. A ver si nos salen gratis nuestras deudas, ¿no? Porque a final de cuentas no solo sacaron los Danoninos, sino que se quedaron con la araña famosa y al final se pusieron a jugar aventándosela el uno al otro.

Lo que sí estoy seguro es que la señora comprendió que los regalos siguientes deberán ser en pares.

10 de marzo de 2007

Un Gran Proyecto Inicia.

Hoy, Sábado 10 de Marzo del 1007, señoras y señores, a las 10:00 a.m., escribí historia en la educación para los adultos en Jalisco.

Oficialmente ha arrancado el proyecto de Aplicaciòn de Exámenes en Línea, y el inicio fue todo un éxito.

Pero, ¿qué demonios es un exámen en línea? Bueno, pues es un exámen que el adulto efectua para poder acreditar la materias que estudia para así obtener su certificado de primaria y/o secundaria. Pero con la peculiaridad de que este se efectua por medio de un sitio web.
Hasta hoy la aplicación de exámenes se hace de forma tradicional: el adulto se prepara para presentar su examen y se le entrega un cuadernillo de preguntas y una hoja de respuestas, la cual llena a lápiz y que, al finalizar, es entregada para su captura en sistema y finalmente corroborar que el adulto acreditó o no loa materia.
Con los exámenes en línea, el adulto entra a una página de internet, se le da acceso al examen, y lo contesta. Al finalizar, inmediatamente su calificaciòn queda registrada y el adulto sabe si acreditó o no.

Todos los que aplicaron el examen hoy quedaron satisfechos por la aplicación, independientemente de si pasaron o no. Los que no pasaron aceptaron que los conocimientos eran su problema, pero que la aplicación por internet se les facilitó mas, se les hizo más ágil y se sintieron más cómodos que con papel.

Una satisfacción en mi vida, independientemente de los problemas que existan.

Ojalá que esto beneficie a muchas personas y que sea un pryecto que no se caiga.

9 de marzo de 2007

La Hija Pródiga.

No sé si recuerden aquella parábola que Jesús narraba a sus apóstoles en la que hacía referencia a un hijo que regresó con su padre después de un tiempo de haberse ausentado y que fué recibido por él con gran alegría.

Pues así me sentí yo ahora.

Por fin... POR FIN, me devolvieron mi computadora reparada. Después de un mes y un día, desde que falló.

Para Ripley's, ¿no?

No saben cómo sufrí todo este tiempo. Para empezar por la naturaleza de mi trabajo, que depende mucho de la computadora, y para acabar con el manejo-dependencia en mi vida de esta herramienta.

Los dejo, porque a la compu la tengo que reconfigurar, personalizar, reinstalar, restaurar...

8 de marzo de 2007

Presidente a Fuerzas.

Ay, amigos bloggeros, déjenme desahogarme de nuevo con ustedes.

No sé si traigo un karma encima que me pone en cada situación...

Sucede que tengo aproximadamente unos nueve meses viviendo en mi actual casa. Esta casa la adquirimos con un crédito y se encuentra en un fraccionamiento nuevo.

Como la mayoría de los fraccionamientos nuevos, es importante que exista mucha comunicación con la empresa constructora, y generalmente, cuando hay problemas, uno acude a ellas para solucionarlos.

Pero desgraciadamente en este caso, no aplicó esto y hemos tenido problemas con la constructora en el cumplimiento de varias cosas que prometió y que no cumplió. Ante esta situación, los vecinos hemos comenzado a unirnos para conseguir la solución a problemas tan básicos como el agua, la seguridad... Y, para ello, se tuvo que constituir una Junta de Colonos.

Y ahí es donde empiezan mis problemas. Sucede que se eligió una mesa directiva, y un servidor salió elegido presidente. No me permitieron hacerme a un lado: que no tengo tiempo, pues que nos acoplamos; que soy servidor público, pues que no es problema; que hay vecinos que tienen ganas y que son más capaces, pues que no es cierto y que lo preferimos a usted...

Total que ahora soy "Don Guillermo, Presidente de la Junta de Colonos".

Problema No. 1: De verdad, salgo de mi casa a las 7:30 y regreso a las 20:30 (y si no hay complicaciones). Los sábados igual y los domingos peor. ¿Y el tiempo para mi familia, descanso etc.?

Problema No. 2: A raiz del problema que platicaba anteriormente en mi trabajo tengo la intención de buscar nuevos horizontes laborales, independientemente de las satisfacciones del servicio que ofrezco. ¿Y si de verdad encuentro otro trabajo donde la cosa se ponga peor, que es lo más seguro?

Problema No. 3: Mi Ñora, cuando le platiqué, solo atinó a decir: "No quiero ser la vieja del presidente". Creo que con eso tuve, ¿no?

Problema No. 4: Ya me estoy imaginando a todos los vecinos tocando a la puerta cada vez que tengan una bronca atorada...

Problema No. 5: Ya me habían advertido que, cuando alguien entra a dirgir una Asociación Vecinal, nunca queda bien con los vecinos.

Total, que Dios diga que sale de esto. Total que, la intención es lo que cuenta. Aunque me queda un consuelo: alcanzó a salir embarrado mi amigo Oscar, que quedó como tesorero, asi que no me quedo solo en esto.

Si en nuestra política fuera así... Que los candidatos en lugar de pelearse por la silla se pelearan por no quedar en ella... Ya veríamos a Calderón quejándose: "Ejto ej un compó"...