28 de julio de 2008

Control de Accesos.


A raíz de los problemas ocasionados por el incidente descrito en el post anterior, se ha tomado la decisión de implementar mayores medidas de seguridad para el Departamento de Informatica de mi trabajo, sin importar de qué tipo.
Ya esta puesta la fosa para entrar, solo faltan los cocodrilos.

24 de julio de 2008

Un Hijo se Transforma en un Virus Informático.

Hoy mi Carlos se lució con la travesura.

La tarde transcurría de forma normal. Pasé a media tarde por mis chaparros a la guardería y los llevé a mi oficina como siempre. Mientras mis chaparros están en mi chamba normalmente les pongo diversas actividades, como colorear dibujos elegidos por ellos y bajados de Internet, ver películas infantiles, etc. Y pues ya mis chaparros con el tiempo se fueron acostumbrando y comportando dentro de mi oficina. Y eso me fue dando confianza. Error.

Estábamos todos trabajando de forma normal cuando de repente... ¡Zaz! Se apagaron todos los equipos. Todas las computadoras de los compañeros de Informática. Todos los servidores. Todos los dispositivos de comunicaciones de datos. El conmutador. Todo.

La iluminación exterior seguía encendida, así que como por instinto busqué el origen del apagón: el no brake principal (ese que cuando se va la luz debe mantener los equipos encendidos). Apagado. Y junto a el... así es, adivinaron: mi Carlitos. Mi angelito inofensivo que no rompe un plato acababa de levantar el dispositivo de seguridad que bloqueaba el botón de apagado (sí, ese botoncito color rojo llamativo y, además, iluminado) y... lo apagó.

Logró lo que ningún virus, hacker, intruso, falla eléctrica o mecánica habían logrado en mi red. Se cayó todo: hasta mi ánimo.

Hacía rato que no tenía 5 minutos de infierno. Tuve que pasar rápidamente varios estados de ánimo: susto, coraje, vergüenza, prisa, preocupación. Tenía que avisparme para levantar todo lo más rápido posible. Córrele Guillermo y levanta todo, mientras los usuarios llamaban para reportar que no podían entrar a los sistemas y al Internet, Carlos llorando por la regañada, Diego reclamando que quería ver Monsters Inc. y que estaba apagado, mis compañeros y mi jefe observándome (eso es presión), y mi Ñora avisándome que ya había llegado por los chaparros...

Este chiquillo me puso a prueba y la libré por esta vez. Pero creo que voy a tener que considerar conseguir una jaula, una camisa de fuerza, algo... ¿Dónde se apagan estos escuincles?

19 de julio de 2008

Triple Festejo.

Tuvimos fiesta. Acaba de pasar el cumpleaños del bebé y ya les debíamos a los gemelos su fiesta desde hace un par de meses, así que hubo piñata, pastel, juegos, brincolín... El tema de esta fiesta: Cars (de hecho fueron McQueen, Sally y Mate).

De los preparativos se encargó mi Ñora, y hasta eso se pudo llevar de forma tranquila pero organizada. Se encargó un pastel y gelatina, se compraron dulces y armamos los bolos, se compraron piñatas, se rentó brincolín y sillitas, se compraron juguetes para regalar en los juegos que ya teníamos preparados, se contrataron tacos al vapor...

Y gracias a Dios todo salió perfectamente. Ningún proveedor nos quedó mal. Los chaparros se divirtieron como enanos que son, el bebé tuvo su primer fiesta y también la disfrutó, sus amiguitos y primos también, papás y mamás se la pasaron a gusto...

Terminamos cansadísimos, pero valió la pena. Sea todo por los chaparros, ¿verdad?

12 de julio de 2008

Regalo del Cumpleañero.

Pues mi bebé acaba te cumplir su primer año de vida.

Y en lugar de tenerle nosotros su regalo, el nos lo tuvo a nosotros. Estaba semidormido cuando el bebé empezó a hacer relajo con los juguetes que le quedaron a la mano, lo cual hizo que se despertara uno de los gemelos, quien inmediatamente se fue a jugar con su hermanito bebé. En pleno juego de repente escuché cuando clarito dijo "Papá". Yo lo escuché pero por mi estado de somnolencia como que no me la creía, pero Diego luego luego fue conmigo y me dijo "Oiste, Papi? Dijo Papá", mientras el otro chiquillo estaba brinque y brinque volteándome a ver desde su corralito y repitiendo la palabra recién estrenada de su boca... Me hizo el día ese condenado.

Y no tuve que pregonarlo: Diego se encargó de publicarlo por todos lados. Pero lo bueno fue que al rato también pronunció la palabra "Mamá", así que no hubo sentimientos y demás...

Ahora la bronca no va a ser que hable, va a ser que se calle...