23 de agosto de 2009

Señal de vida.

Sé que desde hace meses no he publicado ninguna entrada...

No prometo reiniciar pronto, pero sí prometo que, en cuanto termine todo este torrente de acontecimientos que me han estado llegando en esta etapa, los publicaré "retroactivamente". Y de hecho el objetivo de esta entrada es precisamente eso: una señal de que estoy vivo y de que habrá más Memorias de Guillermo, aunque en su momento pensé que les daría fin.

Sólo puedo adelantar que me han sucedido cosas, algunas de ellas muy fuertes, en todos los aspectos: lo familiar, lo laboral, lo afectivo... Hasta en mi salud y en mi forma de ver la vida ha sido tocado.

En algunas cosas par bien, en otras para mal, pero Dios sabe por qué suceden las cosas.

Gracias a mis amigos por acompañarme y estar al pendiente de lo que ha sido de mi vida.