3 de noviembre de 2007

Una Fiesta. Una Felicidad.

Sucede que fue el bautizo del hijo de mi jefe. Y nos tuvo la atención de invitarnos a todos sus subordinados, evento al que, por estima y diplomacia, asistí con gusto con mi Ñora y mis chaparros.

Siempre que nos toca salir a algún lado, sabemos que no es fácil por el hecho de que los chaparros deben tener ciertos cuidados. Pero ahora que tenemos al tercero, se nos complica un poco mas, porque mientras uno se queda "inmovilizado" con el bebé, el otro tiene que estar al pendiente del otro par, y eso a veces suele ser cansado debido a que tienen una energía que no se les acaba fácilmente.

Sabiendo lo que se nos venía, nos preparamos mentalmente, y tomamos camino hacia la fiesta. Al principio fue sencillo controlarlos, porque con la amenaza de regresarnos a casa y de no ir a la fiesta, los chaparros se mantuvieron quietos y de lo mejor portado que han logrado en mucho tiempo.

Pero... Llegamos a la fiesta.

En cuanto pusimos el primer pié dentro del lugar, inmediatamente los chaparros vieron los juegos, brincolines, resbaladillas, toboganes, juegos, etc. Sabían el alcance de lo que todo eso significaba: diversión sin límites (salvo lo que sus papás les estorbáramos). Tuve que controlarlos un momento para llegar a saludar y ubicar la mesa donde se ubicaría mi Ñora, y, cumplido el protocolo, no tuve más remedio que llevarlos al primer carrito mecánico que tuvieron a la vista. Tuve que perderle el amor a algunas monedas porque aquel par estaban insistentes, y hasta que les demostré que mis bolsas no contaban con más monedas, se hicieron a la idea de pasar a los juegos gratuitos.

Pero eso no fue problema ni limitante para ellos. Inmediatamnete encontraron diversión en el resto de los juegos y se olvidaron del mundo. Rápidamente se hicieron famosos entre todos los invitados como los gemelos "tremendos", "inquietos", y demás calificativos que denotaban "movimiento sin límites". En su brincadera socializaron con niños de otras edades. Incluso llegó un momento en que cambiaron a otro brincolín donde habían puras niñas y se sintieron como en su casa y comenzaron a divertirse y a convivir con ellas como si nada (yo no se de dónde demonios sacaron eso...).

Pedí paz y los llevé a la fuerza a comer (para mi significaba un respiro). Me chuté 3 tequilas 3 y no me hicieron ni la refrescada, porque mal comieron y de nuevo ya andaban queriendo fugarse a los juegos. Los llevé a otro brincolín el cual contaba con una especie de resbaladilla.

Llegó un momento en que uno de mis chaparros se subió hasta la parte más alta del mismo y pegó un brinco al aire para caer en la parte baja del mismo brincolín sentado. Yo estaba ahí, aun lado, cuidándolos, cuando vi sorprendido e impotente, a mi chaparro a una altura de aproximadamente tres metros en el aire, con brazos y piernas extendidos, disfrutando de su momento de vuelo, y listo para caer sentado en el colchón de aire que le esperaba abajo. En ese instante, mi reacción fue voltear a ver a mi Ñora para cerciorarme que no lo había visto, pero error: si lo vio. Solamente le vi una risa nerviosa, y una resignación implícita, al ver que todo estaba bien y que los chaparros eran los seres más felices del planeta en ese momento. Y el juego siguió hasta que la piñata hizo su aparición.

De nuevo mis chaparros robaron cámara. Si algún día quisiera pasar desapercibido en una fiesta, con este par es completamente imposible. Ambos se desvivían por pegarle a la piñata. Ambos se aventaban en cuanto caía uno que otro dulce. Al momento de su turno de pegarle a la piñata, mientras uno le pegó con todas las ganas del mundo sorprendiendo a todos los asistentes, el otro me sale con la onda de pedir ayuda, y le pidió auxilio no a su padre o a su madre, ¡sino que a la madrina! Y ahí está el señorito pegándole a la piñata acompañado... A mi se me hace que era plan con maña; ya platicaré más adelante con este canijo para que me aclare sus intenciones. De plano varias seños (señoras, señoritas, no entraré en detalles por desconocimiento), antes de conseguirle dulces a sus hijos, sobrinos o familiares, ¡les consiguieron dulces a mis críos! Yo feliz, porque me facilitaron la chamba de acaparar la bolsita de dulces para cargarlos, pero también temí por mi vida, porque arriesgaba a que mi Ñora me viera rodeado de otras damas y pensara que me estaba pasando de socialito...

Y llegó lo inevitable: la despedida. Parecía que los llevaba a la cárcel, al patíbulo... Lloraron, gritaron, patalearon... Querían otra fiesta, y nos vimos obligados a prometerles otra fiesta próximamente (bendito Dios que viene el bautizo del bebé). Y el cansancio propio de la brincadera y su agüite por la finalización del día los durmió mientras regresábamos a casa en el carro. Mientras los cargábamos del carro a sus camas, atinaron a despertar por un instante con la única intención de reiterar la promesa de una fiesta; y una vez corroborada la promesa, cayeron en un profundo sueño que mi Ñora y yo agadecimos con el alma.

Y acabó el día para mis angelitos. Fueron los seres más felices del mundo por una tarde.

10 comentarios:

Chien dijo...

Mi hermano no sabes que emoción me ha dado leer este relato… me da mucho saber que tienes unos niños sanos, fuertes y saludables (¿salieron a la mamá?). No hay nada como ver a un niño feliz (en tu caso dos y próximamente 3). Eso es vida! Que bueno que puedan correr, gritar, saltar, llamar la atención, reír, llorar y sobre todo disfrutar de su edad. Hermano yo que tengo cero tolerancia con los niños te juro que me da mucho gusto ver a un niño feliz. Que bueno que los estas disfrutando.

PS: para la próxima invita a Gaby, así tienes chance de tomarme unos tequilitas más… jajja

Yuli dijo...

Guille que gran gusto leerte, es que verdaderamente eres un gran afortunado, sabes que no muchos papas tiene el privilegio de gozarse a sus hijos de esta forma? y no es porque no puedan sino porque ellos eligen no estar, que Dios te bendiga a ti mucho y a tu linda familia, y sigue disfrutando al màximo a tus chaparros y preparate para el tercero que ya tiene buena escuela con sus hermanitos,
1 fuerte abrazo :)

Angie Sandino dijo...

Ay mi´jo de verdad te entiendo mejor que nadie, ya me ves con mis "cosas" ja,ja,ja...

Mil besos y que tengas una buena semana!

Gaby dijo...

jaja...sabes? cuando tenga hijos no los voy a mi fiesta jojojo...

Memito...los niños son asi, eso es señal de que estan sanos y fuertes y la verdad es una alegria ver que tus niños estan sanos...

y lo de tus niños son bueno con las niñas...mmmm pues se parecen al papa jojojojo...

saludos y besos...

Maria Cristina dijo...

Hay de verdad que ser padres esun trabajo de tiempo completo, gracias por los datos para descansar mientras comen los chiquillos voy anotando, abrazos y solo mucho amor para ti y los tuyos

Elisa dijo...

que agradable relato!!! y que risa eso de que volteaste a ver a tu ñora cuando brinco uno de tus críos jajajajaja :P pues muchas felicidades por esos niños tan sanos y tan desenvueltos :)

abrazos!

Esta pinche vieja dijo...

Coincido: que gusto q tus niños sean sanos, felices y desenvueltos... a quien habrán salido? :P . Pero si, a veces es todo un logro controlar chiquillos :S

Un abrazo, beso y apapacho!!

Esposita Desesperada dijo...

jajaja que barbaro no inventes...lo bueno que te preparaste psicologicamente para tal evento verdad...y es que de veras que los niños tienen boton de encendido pero no de apagado jojo..pero que bueno que se divirtieron como solo ellos saben...un saludote para tu familia y para ti :D

fairy* dijo...

jajajjajajaja q divertido!!!!!

y cansado! jajajjajjaa

te felicito x unos hijos tan llenos de energia, carismaticos...llenos de vida!!!! lo q a todos los adultos nos hace tanta falta!!!!

Guillermo González dijo...

Tomaré en cuenta la sugerencia, Chien, solo es cosa de que la niñera se deje, porque se le invita y luego se nos hecha para atras, mmmmmm.

Creeme que sí los disfruta uno, Yuli, y ojalá que sigamos con esa dinámica, porque es sensacional.

Me imagino, Angie, animo y adelante, jejeje

A ver, Gaby... Me tienes que explicar eso de que se parecen al papá, porque yo no soy asi, como crees... jejeje

De tiempo completo, Cristy, y vieras que a mi no me ha llegado aún un cheque... Y creo que a mi Ñora tampoco, jejeje.

Ay, Elisa, si te reiste de leerlo, ojalá lo hubieras visto... De verdad que esa risita nerviosa es una de las cosas que jamás se me van a olviar, jajaja.

En eso si lo admito, Vieja, incluso mi Ñora me lo reclama, porque yo era así: todo juego, todo movimiento... Y qué bonito era...

Asi es, Esposita, siempre que es un evento de estos ya sabemos a lo que nos atenemos. Y, pues ni modo de no asistir o de encerrarnos... Hay que aprender a controlarlo o por lo menos a no infartarnos antes, jejeje.

Y aunque no parezca, a pesar de que estuvimos como trompos, dando vueltas, también nosotros lo gozamos, Fairy.

Muchas gracias a todos por su visita y por no olvidarse de su amigo. Un abrazo a todos!!