5 de diciembre de 2007

Miércoles de Cine y Mandil.

Como están por llegar las vacaciones decembrinas, en el trabajo se ha duplicado la presión porque no quieren quedarse a trabajar tiempos extras. Y eso ha sido un aumento de tensión en mí que es una barbaridad.

Pero ante esto, pues ha surgido la necesidad tanto con mi Ñora como conmigo de buscar unos tiempos en los cuales distraernos. Después de arduas negociaciones, y de unos cuantos rounds, logramos encontrar espacios para que tanto ella como yo pudiéramos romper con la rutina que ya nos está mermando: para ella, todos los miércoles primeros de mes se irá al cine con sus hermanas, y de ahí hasta que el cuerpo aguante; para mi, está pendiente definir el día de la semana en que iré al squash con mi compadre y los sábados al fútbol como lo venía haciendo anteriormente. Obviamente, mientras uno sale, el otro cuida al chiquillero.

A mi Ñora le tocó este miércoles, así que ahí estoy con los chaparros y con la casa. Hasta eso no le batallé. Como que la escuela que me dejaron el par de gemelos ya me dejó curado de espanto y cuidarlos a los tres ya no me es bronca. Ya para cuando mi Ñora regresó, todo estaba en orden: trio de hooligans dormidos en sus respectivos aposentos con su respectiva mamila ingerida, biberones debidamente lavados y hervidos, casa en orden y todo en paz.

Bendito elemento de chantaje que tenemos por ahora: el típico argumento del Niñito Dios. Como ya habían hecho su cartita al Niño Dios solicitando su McQueen, con la consabida amenaza de que si no se portaban bien no les traería nada el Niño Dios (sentí una especie de venganza al hacerlo, porque recuerdo que a mí también me la aplicaban mucho) ahora tenemos la casa en orden. A ver cuanto nos dura el gusto...

6 comentarios:

Chien dijo...

Me gusta mucho leer estos relatos… se nota que hay mucho amor, que hay comunicación y respeto. Son los ingredientes esenciales para que toda relación marche bien. Pues y de lo muy amado que estas los chamacos, ni que decir.

Felicidades mi hermano, me da mucho gusto que vivas bien.

Gaby dijo...

Me gusta mucho la forma n que tu y tu õra se comunican, se ve que hay mucho amor y.....jajajaja si, de niños nuestro padres hacian eso, decirnos que no habria regalo porque no nos portabamos bien....jajajaja

y....chien ya me ganaste..pero en el otro post

te gane...
te gane

besos...

Elisa dijo...

ami tmb me gusta mucho leer tus historias con tus enanos y tu ñora :P se ve que hay amor iuuuuuuuuu jejejeje

ahhh y tmb me tocó que me sentenciaran con lo del niño Dios pero... pero... ya me vengaré cuando tenga chilpayates jejejeje

abrazos

Guillermo González dijo...

Pues si hay amor y tratamos de comunicarnos, Chien, Gaby y Elisa, y pues tratamos precisamente de darnos esos espacios porque somos humanos y necesitamos distraernos. Y, pues, al final lo que cuenta es como estás con tu familia: unidos y con respeto.

Saludos y muchos abrazos!!

Pinche Vieja dijo...

Ah, yo no vi esto u_u... pero si, la comunicación es la base de todo en esta vida... y que mejor si va acompañada de un gran amor.

Besos!

Guillermo González dijo...

Y creeme que la lucha le hacemos, Vieja.

Gracias por tu visita. Un abrazote!!