12 de julio de 2007

En espera.

Hoy acabo de llevar a mi Ñora al Hospitalito, donde se aliviará: llegó el fin de su embarazo.

Estoy algo nervioso, pero al mismo tiempo contento porque ya llega el momento de que mi bebé llegue a la familia. Y recuedo cómo disfruté cuando mis chaparros estaban recién nacidos, y aunque casi no dormíamos, era algo muy bonito.

Casi ni tuve chance de renegar por el hecho de que México perdiera con Argentina, por lo mismo: preferí meterle toda la energía a llevar a mi mujer, a infundirle ánimo, valor y confianza.

Sé que ella le batallará, porque estará sola: si llueve los truenos que tanto le asustan, si le da un calambre... Pero espero que sea lo menos posible, y que solo sea esta noche.

Y yo, mientras, a contar las horas...

No hay comentarios.: