24 de junio de 2007

Papá y... Nana...

Pues como lo había prometido mi padre, hoy vino a visitarnos. Tenía sin ver a los chaparros un rato, asi que la visita sirvió para que se reencontrara con ellos. Como era de esperarse, mis chaparros no lo reconocieron bien, pero poco a poco lo irán haciendo, y más si mi papá los comienza a procurar.

Ahora, mi papá no vino solo. Vino con su pareja (le llamo así porque aún no sé cómo manejan su situación entre ellos): Mago. Una señora lindísima, quien también es abuela, y quien apuesto lo que sea a que tuvo mucho que ver con que mi padre se acercara a nosotros: primero, por lo importante que es reconciliar a la familia y, segundo, porque Mago siento que ve beneficioso para mi padre el hecho de que conviva con sus nietos, lo que haría que tuvieran entre ellos más cosas en común y, por lo tanto, mayor entendimiento entre ellos. Sólo una tarde tuve para platicar con ella y conocí a una persona finísima, alegre, jovial, y con muchos valores y cualidades que inmediatamente hicieron que hubiera empatía conmigo y con mi Ñora.

Y... La verdad, no me puedo aguantar las ganas. A Mago ya la conocía desde antes. No en sueños ni en algún tipo de lectura de registros astrales ni cosas similares. La había visto en televisión. ¡Ah! ¿No me creen? Pues ahí les va un probete para que vean a quién me refiero.



¿Que tal? He de admitir que yo no soy un seguidor asiduo de "La Academia", pero recuerdo que cuando vivíamos en Tepic, mi Ñora no se perdía dicho programa porque siempre, siempre, estaba deseosa de presenciar la expusión de Jolette. Entonces, al no perdérselo ella, y divirtiéndome yo de los corajes que ella hacía, y de los desfiguros (con todo respeto, Jolettita, porque en ese medio presentaciones de ese tipo daban pena ajena) de la pobre muchacha, tuve que enterarme de la dinámica del concurso y de sus protagonistas. Y ahí fue donde supe de la Nana Mago.

Quién diría que esta mujer sería quien acompañaría a mi padre por la vida. Y ahora resulta que a mi papá, en TV Azteca, lo conocen como "el Nano"...

Dios guarde la hora en que capaz y se les ocurre a esta gente sacarlo por la tele, porque a donde mi madre lo vea, le da el supiritaco; además ignora dicha situación.

Madre mía, si algún día leyeras este blog, quiero decirte que tu lugar está bien puesto conmigo y mi familia. Tú siempre tendrás tu lugar como mi madre, y aunque mi papá haya buscado y encontrado a alguien en su vida, yo no puedo negarle a su sangre, a sus nietos. Tú me enseñaste muchos valores, y el perdón entre ellos. Así que tus nietos, tu nuera y yo, te amamos con toda el alma.

18 de junio de 2007

Una Romance Prohibido.

Hoy recibí una llamada en la que una amiga, a quien quiero muchísimo, me dice que un amigo mío, casado, y ella, fueron descubiertos por la esposa de él en un romance.

La situación se dio por que la mujer vio el correo electrónico de mi amigo, y en el cual descubrió la relación existente entre ellos.

Tanto mi amiga como mi amigo me mantuvieron al margen de esto, pero ya veo venir broncas. ¿Por qué? Porque yo los presenté. Porque mi Ñora ya le tenía idea. Porque más de alguna vez yo propicié salir entre amigos y ahí estaban ellos.

Qué cosas se tienen que vivir cuando una relación se encuentra fracturada y alguno de los dos busca en otro lado lo que no tiene en casa (o lo que cree no tener).

Mi amiga me llamó preocupada. No tanto por la situación que se dio, sino porque prefirió darme la cara, confesarme su error, y darme su versión antes de que me llegara por otro lado haciendo que mi imagen de ella cambie por la de... Ustedes saben. Y efectivamente, la conozco desde hace años, y nunca había caído en algo así. Conforme supe la verdad, tanto por ella, como después por mi amigo, a quien abordé más tarde, supe que tenía razón. Ambos estuvieron en el lugar y en el momento equivocados.

Pero cómo haremos con esta sociedad que tiene estereotipadas las relaciones. Se juzga una infidelidad, se juzga un abandono. Pero no se juzga la soledad, no se juzga la desatención, no se juzga la desconfianza ni la falta de comunicación. Ni para qué bando hacerse... ¿Quién es culpable? ¿El infractor o la víctima?

En fin, le pido a Dios que esto no pase a mayores. Que no se desbarate una familia bonita que tuvo un tropiezo, ni que se destruya la vida de una buena muchacha que solamente cometió un error.

17 de junio de 2007

Un Día del Padre.

Sucede que mi padre y yo hemos estado distanciados un buen. Esto originado en el divorcio que hubo entre mi madre y él, y después del cual sucedieron y dejaron de suceder tantas cosas que hicieron que la relación, con el paso de los años, resultara inexistente.

Cuando mi Ñora y yo estábamos por casarnos, ella me sugirió que me reconciliara con mi padre. Para mí, en ese momento, ni existía ni odio, ni coraje, ni mucho menos, asi que decidí seguir su consejo, y fué así como después de tantos años, mi padre volvió a mi vida momentáneamente.

Estuvo en mi boda. Estuvo en el nacimiento de los gemelos... Y desapareció de nuevo. ¿Razones? Supongo que esperaba que yo lo buscara diariamente, como si nada hubiera pasado, como en algún momento me lo llegó a reclamar y ante lo que le dejé claro que el tiempo debía hacer lo suyo y sin presionar. Pasaron un par de años, de nuevo.

Pero llegó el día del padre, y de repente, mientras estaba en el cine con mi familia, llevándolos a ver Shrek 3, recibí un mensaje de mi padre felicitándome. Sinceramente pensaba felicitarlo yo a él, pero hasta la tarde, después del partido de México. Pues decidí devolverle la felicitación, pero a viva voz, y le llamé. Lo felicité, me felicitó, y me pidió que volviéramos a intentarlo...

Termina el cine y a casita a ver el partido de la Selección Mexicana contra Costa Rica, a presenciar sufridamente los experimentos que hace nuestro queridísimo Hugol para encotnrar la mejor combinación para jugarle a los grandes.



Curioso Día del Padre... Cine, futbol, y mi padre que se me aparece de quien sabe donde...

10 de junio de 2007

Daniel y Sahara.

Este día estuvo algo ajetreado: en la mañana córrele al trabajo, por un curso en el que nos enseñarían Revit, un programa de diseño asistido por computadora.

De ahí, córrele a Educación para Adultos, para capacitar al chavo que se quedaría en mi lugar, a fin de que sepa qué estaba haciendo yo y poderle dar continuidad.

Y de ahí córrele a la casa para comer, arreglar chaparros y dejarlos con mi madre, para que mi Ñora y yo pudiésemos ir a un evento de "No Niños" (y vaya que a veces hacen falta momentos así).

¿Razón? Hoy se casan Daniel y Sahara. A Dany lo conocí precisamente en Educación para Adultos, en el Departamento de Informática. De hecho entramos casi al mismo tiempo, con una semana de diferencia. Y a partir de ahí inició una amistad muy buena y que espero que siga por mucho tiempo.

De por sí hace un par de días estaba con la melcocha de nuestro cuarto aniversario... Pues a eso le agregamos el estar en una boda y, de paso, recordar la nuestra.

"¿Y te acuerdas cuando nosotros...?" fue la frase a repetir durante diversos momentos en el evento. Que si el vestido, que si la sacada del liguero, que si esto, que si el otro. En este momento me queda bastante claro que en mi boda me salvé de dos momentos que tradicionalmente se aplican durante las fiestas: el cargar con el novio recién difunto y aventarlo por los cielos, hacerle ley del poste y desvestirlo hasta donde la prudencia, el pudor, el público y la novia lo permitan, y el fatídico baile del mandilón, que más que una parodia amenaza con ser una profecía o maldición en cada matrimonio.

Y pues con esta fecha queda registrado el inicio de una vida juntos, como marido y mujer, como uno solo, de Daniel y Sahara. Que Dios me los bendiga.

8 de junio de 2007

Entra en mi Vida.

Episodio 1

"Buenas noches, mucho gusto, eras una chica mas.
Después de cinco minutos ya eras alguien especial.
Sin hablarme, sin tocarme, algo dentro se encendió.
En tus ojos se hacia tarde y me olvidaba del reloj."


Me encontraba trabajando en Monterrey y recibí una llamada a mi celular en la cual se me ofrecía una trabajo. De entrada no lo descarté, aunque estaba muy agusto con mi trabajo.
De regreso a Guadalajara me comuniqué, se me hizo una oferta concreta, me interesó, y no tardé en ingresar a esta nueva institución que prometía ser un buen lugar de crecimiento para mí.
Como todo empleado de nuevo ingreso, se me presentó con todo el personal y poco a poco fui conociéndolos personalmente. Solo que había una característica algo especial en esta institución: había muchas damitas solteras. El ingreso de un muchacho soltero inmediatamente despertó curiosidad y, hasta cierto punto, polémica.
Entre las damas, conocerlo, ver si valía la pena y, de así serlo, comenzar el juego del coqueteo.
Entre los hombres, la camadería: invitar al novel a aventarse y aprovechar su condición, aventarse y elegir.
He de admitir que esta situación me halagaba. Pero también me incomodaba. Después de recientemente haber tenido una relación algo doloroas, de lo último que me interesaba saber era de una relación pareja.
En este juego de coqueteos y de indirectas, conocí a varias chicas. Unas jóvenes, otras no tanto... Incluso alguna casada por ahí no perdióla oportunidad de intentar algo. Pero yo, en mi afán de llevar la fiesta en paz, primero por la parte profesional y segundo por la parte personal, simplemente llevé ese juego desde la parte amistad: sin involucrarme. Decidí que llevaría amistad con todo mundo, y que incluso se daban salidas, sería desde la parte de amistad.
En eso, una chica, que era de las más prudentes, se quejaba de que lo único que extrañaba de tener novio era el poder salir al cine. Que porque su familia no jalaba, que las amigas tenian otras ideas... Y le pregunté que por qué no salía ella sola, como yo lo hacía en mi soltería bien disfrutada. Me dijo que no le hallaba chiste a salir sin acompañarse de alguien. Se me hizo fácil decirle que si era así, que yo la acompañaba. Ella también venía de una relación dolorosa y había declarado abiertamente que no quería saber nada de los hombres, asi que no había nada que temer.
Salimos al cine, y fue una experiencia tan cómoda y agradable, que decidimos repetir las salidas. Y así continuamos la amistad.

Episodio 2

"Estos días a tu lado me enseñaron que en verdad
No hay tiempo determinado para comenzar a amar.
Siento algo tan profundo que no tiene explicación,
No hay razón ni lógica en mi corazón."


Estela, se llamaba esa niña. Conforme salíamos nos fuimos conociendo mejor. La amistad creció. Al no haber barreras, nos platicábamos todo y llegamos a confiarnos cosas que a nosotros mismos nos sorprendía el hecho de abrirnos así de fácil. Lo que no sabíamos ninguno de los dos era que nos estábamos enamorando.
Fueron un par de meses sólamente. Se fué dando un proceso de confianza que, sin notarlo, de repente nos tocábamos la mano, un abrazo...
Ambos, cada quien por su cuenta, fuimos descubriendo que algo pasaba. Algo más que amistad.
Cosas de la vida: al bajar la guardia por pensar que el otro no queria nada con uno, ambos descuidamos el frente: el conocer a una persona y ver en ella sus valores y su belleza externa e interna, al grado de valorarla y enamorarse de ella. Y eso se dió en una forma contundente: sólo un par de mesese causaron ese efecto en nosotros.

Episodio 3

"Entra en mi vida, te abro la puerta.
Se que en tus brazos ya no habrá noches desiertas.
Entra en mi vida, yo te lo ruego.
Te comencé por extrañar, pero empecé a necesitarte de luego."


Yo me sentí con la necesidad de hablarlo. Quedamos, como era costumbre, de salir. Cuando la ví ella vestía un vestido largo color blanco. Su cabello suelto, sus ojos y su sonrisa no hicieron mas que confirmar que efectivamente algo se había movido en mí y que, a pesar de mis bloqueos, se había metido en mi corazón.
Fuimos a la Gran Plaza al cine, y en un momento dado platicamos y decidí tocar el tema. Le comenté que yo notaba que nuestra amistad estaba creciendo, que ambos veníamos de unas relaciones dolorosas, que yo disfrutaba de su compañía...
"¿Quieres ser mi novia?"
No me contestó mas que con un abrazo. Ese ha sido el sí más hermoso de mi vida. Después lo confirmó con su voz y, más tarde, con sus labios.

Episodio 4

"Buenas noches, mucho gusto, ya no existe nadie mas.
Después de este tiempo juntos, no puedo volver atrás.
Tu me hablaste, me tocaste y te volviste mi ilusión.
Quiero que seas dueña de mi corazón."


Comenzamos a salir, a conocernos como pareja... Pasó otro poco tiempo. Sólo Dios sabe qué sucedió en este noviazgo, que aceleró nuestra forma de conocernos y de unirnos el uno al otro.
Un día, entre semana, le dije que la invitaría a cenar por motivo de celebrar el tiempo de nuestra relación. En la noche, después de salir de trabajar, y habiéndole ocultado mis planes que ya estaban reservados, hasta el lugar donde iríamos, la llevé a un lugar en el centro de la ciudad.
Ahí la esperaba un lugar bonito, discreto, el cual le gustó. La esperaba un ramo de rosas, las cuales recibió con sorpresa, porque aparecieron de la nada, gracias a la complicidad del mesero que me estaba ayudando en este complot.
Y también la esperaba, incluso sin saberlo yo, mi declaración de amor eterno. Mi primera declaración ante una mujer, ofreciéndole mi vida, mi futuro y mi compañía hasta el fin de mi existencia.
"¿Quieres casarte conmigo?"
"¿Mande?" dijo ella, porque era tanto mi nervio, mi excitación y adrenalina, que no notaba que mi voz apenas se notaba.
"Que si quieres casarte conmigo" repetí con la voz un poco más fuerte, pero esta vez conciente yo y haciéndola lo suficientemente fuerte para que ella la escuchara, pero no tanto como para que rompiera con el momento.

Epílogo

"Entra en mi vida, te abro la puerta.
Se que en tus brazos ya no habrá noches desiertas.
Entra en mi vida, yo te lo ruego.
Te comencé por extrañar, pero empecé a necesitarte de luego.

Entra en mis horas,
Sálvame ahora,
Abre tus brazos fuerte y déjame entrar.

Entra en mi vida, te abro la puerta.
Se que en tus brazos ya no habrá noches desiertas.
Entra en mi vida, yo te lo ruego.
Te comencé por extrañar, pero empecé a necesitarte de luego."


Amor, en este cuarto aniversario quiero decirte que, a pesar de los momentos difíciles que hemos vivido, eres el amor de mi vida. Y te reitero que te amo y que quiero vivir contigo hasta el fin de mi existencia.

"Te comencé por extrañar, pero empecé a necesitarte de luego."

4 de junio de 2007

Una Mudanza Temporal.

Escribo estas líneas con medio lomo dolorido y el otro sin sensibilidad.

Acabamos de terminar una mudanza parcial de casa. ¿Por qué? Porque sucede que nuestra casa se encuentra a las orillas de la Zona Metropolitana Tapatía, más allá del Aereopuerto, y como estamos próximos a recibir a nuestro bebé, por seguridad, tanto de mi Ñora como de él, preferimos rentar una casita que estuviera más céntrica y cercana a cualquier cosa: familia, doctor, hospitales, etc.

Estaremos en esta casa un corto tiempo, unos meses, solamente en lo que se alivia mi Ñora y se recupera del parto. Después, regresamos a casita de nuevo.

Lo que uno hace por la familia... Por lo pronto... Lonooooooooool...