25 de enero de 2007

Un regalo fuera de tiempo, a tiempo.

Ddesde hace algún tiempo mi suegro había comentado al aire que comenzabaa sentir la necesidad de tener un celular. Ya antes había tenido uno, y se lo robaron. Mi Ñora le dió otro, y se le descompuso.

Pero en esta ocasión, tuve la ocasión de hoy conseguirle uno con los puntos que tengo acumulados por el uso de mi celular, y se lo llevé. Ayer no tuve la oportunidad de felicitarlo muy efusivamente, pero hoy tuve la oportunidad de reinvidicarme regalándole un celular, que, aunque no es punta de tecnología, es un buen aparatito que le servirá para estar localizable.

Qué curioso. Antes este aparatito no existía, pero ahora ya que existe, se convierte a veces en una neceisidad. ¿Raro, no?

Pero lo justifico, porque de esta forma, con eso de que todo el tiemop anda fuera de casa y no en un lugar fijo, de esta forma es localizable para cualquier emergencia. Vale la pena este tipo de tecnologías.

No hay comentarios.: