29 de enero de 2007

El inicio de otro compadrazgo.

Hoy es un día especial para nuestra familia. Como había narrado anteriormente, viene un Bebé en camino, y ya le estamos abriendo paso en la familia. Y para elló ya le teníamos elegido al que podría ser su padrino, pero había que planteárselo al elegido para ver si aceptaba.

El padrino es Héctor, quien fue mi compañero desde nuestra niñez, en la escuela, y a quien le tengo mucho cariño. Le hicimos la propuesta por dos razones, porque le tenemos mucha estima y sabemos que el estaría a la altura de la responsabilidad, y por otro lado, porque era una forma de ofrecerle algo muy cercano a un hijo, ya que antes habían tenido él y su esposa Claudia una experiencia difícil en eso. Y esta idea fue en gran parte por mi Ñora; es un pan de Dios mi mujer, ¿o no?

Cuando se lo estábamos planteando inmediatamente dió con la propuesta antes de que termináramos y le pareció formidable. Asi que ya tenemos a mi segundo compadre si Dios quiere.

Pero lo que más gusto nos dió es que, al plantearle esto, también nos dió la noticia de que su esposa ya estaba esperando bebé y que al parecer todo va sobre ruedas. Doble felicidad, ¿no?

¡Saludos, compadres!

No hay comentarios.: