12 de febrero de 2007

Otro Juego de Mesa.

Hoy de nuevo nos juntamos a convivir y a jugar juegos de mesa.

Comenzamos con el Scrabble, y aunque estuvo interesante y divertido, terminamos reemplazándolo y jugando Uno, como la vez anterior.

Confirmo mi teoría. Cuando estábamos jugando Scrabble, todo era armonía, pero en cuanto comenzamos a jugar Uno, hubo transformaciones en la personalidad de los participantes: gozo en el sufrimiento ajeno, rencores, ensañamientos, sadismo, pigues personales... No cabe duda: el Unoes peor que la mismísima ouija, aunque más divertido.

No hay comentarios.: